Los niños del cable, Colombia

Seguro que hay alguien más que, como yo, se queja de ir caminando hacia algún lugar. Ayer descubrí esta historia y se las quería compartir.
En Colombia, los nenes para ir a la escuelita rural tienen que descender por un cable de acero, en un trayecto de 800 metros de largo, a una altura de 200 metros, solo con la ayuda de unas desgastadas poleas y unas improvisadas cuerdas.  [La niña dentro de la bolsa lleva colgando a su hermana de 5 años]


Si los “niños del cable” decidieran no ir a la escuela hasta tener equipos especiales, lo más seguro es que se quedarían sin educación, pero hay una motivación que los sobrepasa y que los impulsa a seguir, el deseo de aprender.

Siento mucha vergüenza por las veces que me he quejado por ir caminando hacia algún lugar. Por no querer estudiar teniendo mi casa, confortable con todo a mi disposición. Tenemos que valorar más las pequeñas cosas.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s