Entrevista a Viajando por ahí 

Me llamo Romina, soy Mercedina y tengo 30 años. Estudie Diseño y fui Reina Nacional de la fiesta de mi ciudad a los 15 años. Me considero una persona inquieta, curiosa, arriesgada. Soy una taurina muy terca, a la que cuando algo se le pone entre ceja y ceja no hay quien la pare.

A los 17 empecé a trabajar en una empresa de turismo, y casi sin querer descubrí mi pasión por viajar.
El único fin de mis ahorros era sacar un pasaje, sea aéreo o terrestre y lanzarme a la aventura.

Me di el lujo de conocer todo mi país, de norte a sur, y también viaje mucho por el exterior; me pasaba horas mirando el planisferio eligiendo que destino tocaría ese año.

Sola, acompañada, con amigas, pero siempre viajar. Lo más que podía. 

2. ¿Cuando y como decidiste dar la vuelta al mundo? ¿Dónde estás ahora y cuál es tu próximo destino?

El sueño de dar la vuelta al mundo estuvo siempre, pero creo que sentía que era algo platónico, inalcanzable. Eso que esta ahí, que lo dejas a un costadito y cada tanto lo miras con recelo…te detenes un segundo a reevaluarlo y después decís… qué locura estas pensando?!?

Mis 30 años no pasaron desapercibidos, fueron la bisagra de una enorme transformación; tuve una crisis personal muy fuerte que me llevo a tomar decisiones claves para mi vida, y fue el momento en que me dije: ¿Si no es ahora, cuando? La vida es hoy, ahora, te está ocurriendo.

Pase por todos los estados, pero cuando pude sobreponerme me sentí mucho más fuerte que antes de la tormenta, y me di cuenta que todo dependía de mi. Siempre. Si me lo proponía, lo iba a poder cumplir. Era hora de empezar a vivir la vida que yo quería vivir, y no la que se supone que la sociedad espera de nosotros.

Renuncie a mi trabajo de 12 años, vendí todos mis muebles, la ropa, los libros…me despoje de todo lo material que tenia y empecé a darle forma a esta hermosa locura de viajar y vivir el aquí y ahora plenamente.

Viajar sola no es un tema menor. Siempre la pase muy bien conmigo misma, quizás por haber sido única hija, no lo se, pero somos nuestra mejor compañía, nuestras mejores amigas. Como nosotras mismas nadie nos va a cuidar ni a querer.

Definitivamente este es el viaje de mi vida, un antes y un después. Ya no soy la misma que se fue de Argentina con 20 kilos de equipaje y una mochila llena de inquietudes, algunos miedos y muchas ganas de caminar el mundo.
 En este momento me encuentro en Nueva York, que es mi primer destino. La idea es seguir por Chicago, California, Seattle, Portland y luego cruzar a Canadá. Probablemente luego venga Asia, Europa…pero lo mágico de viajar sin itinerario es que los “planes” van cambiando constantemente, porque de eso se trata. Es parte del camino. Hago lo que siento, nada me ata. Vivo el hoy sin planificar tanto que pasara mañana.

Para mi viajar es invertir en vivir. Es crecer, es conocerse, es mirar la realidad desde todas las perspectivas posibles. Es buscarse, es conectar. Viajar es sinónimo de libertad, es enriquecerse, es rodearse de naturaleza, culturas, sortear imprevistos. Es tener la capacidad de adaptarse a cualquier circunstancia. Es amar en todos los idiomas, es amarse. Volar, flotar, caminar. Viajar es ser feliz con todo y con nada a la vez, es magia. Viajar es impresionarte a cada paso que das, es sorprenderte viendo la lluvia caer y sensibilizarte ante cada puesta de sol. Es entender que somos todos iguales. Viajar es liberarte de prejuicios, es constatar que se puede recibir ayuda sin tener que dar nada a cambio, y que personas que te eran completamente ajenas se pueden convertir en familia.
Para mi viajar es el mayor acto de amor que podemos hacer por nosotros mismos.

Así como siento que la felicidad esta dentro de uno, y no al lado de alguien, creo que no hay un lugar en el mundo que sea mi lugar, sino que yo me siento una ciudadana del mundo, y cada sitio que pise será mi casa durante el tiempo que este en el.

No soy de aquí, ni soy de allá, no tengo edad, ni porvenir … y ser feliz es mi color de identidad!

3. Un deseo, algo que anheles mucho.

Solo quiero ser feliz, pero no hay recetas, solo decisiones, compromiso y lealtad con uno mismo, por eso siento que esta nueva vida que elegí cuando decidí dar el volantazo fue el pasaporte para que hoy pueda decir que por fin estoy viviendo la vida que siempre quise tener.

 5. Una palabra que te identifique.

Libertad.

Nunca en mi vida me sentí tan libre como ahora. Y cada día que pasa reafirmo que esta, sin dudas, fue una de las mejores decisiones que tome en mi vida.

 SOCIAL MEDIA

Instagram: @viajandoxahi

Facebook: Romina Campodonico

 

Anuncios

One Reply to “Entrevista a Viajando por ahí ”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s